La cuestión del respeto

¿Qué es el respeto?

Respeto etimológicamente proviene de «mirar atrás» [1]. Se refiere a prestar atención o tener consideración especial hacia un ser por como es realmente. Sólo a los agentes morales se les puede exigir respeto por otros seres; sin embargo, los pacientes morales aunque no puedan exigirlo, son merecedores de respeto por ser personas (un tipo de respeto por su dignidad). Se confiere en algún tipo de deber, ya sea absoluto o relativo. Absoluto es cuando se debe respetar a un ser bajo cualquier circunstancia e independientemente de si nos beneficia o no a otros respetarle; en contraparte, es relativo cuando dicho respeto depende de un valor que no se asocia con el ser directamente, sino con el beneficio para terceros.

Es fundamentalmente racional, ya que para que pueda ser universal el respeto por alguien o algo, se requiere que se expongan razones para que los demás asuman que deben respetar a tal o cual cosa o ser. Por ejemplo, si queremos que respeten a un sujeto e incluso a un objeto, tenemos que aportar razones acerca de las características que posee ese sujeto u objeto para que sea merecedor de respeto.

¿Las ideas y acciones merecen respeto?

Las acciones e ideas de las personas pueden ser respetadas o no, pero esto es independiente del respeto por las personas. Las personas y sus acciones e ideas no son uno mismo, ya que no son inseparables o intrínsecas al sujeto. Éstas pueden cambiar si la persona que las realiza así lo decide.

En cuestión de razonamiento lógico, no tiene sentido pedir respeto por las opiniones de los demás así porque si. Aceptar esto nos traería situaciones absurdas como que la esclavitud humana no fuera considerada incorrecta, porque esto fuera cuestión de opiniones simplemente o cualquier otra injusticia.

Todo lo anteriormente señalado es una consecuencia de una cultura fuertemente influenciada por el relativismo moral, que cae en una cuestión de peticiones de principio, donde la conclusión no se deriva de las premisas, ejemplo:

«Lo correcto e incorrecto lo determinan las leyes»
«En algunos países es legal matar a disidentes políticos a pedradas»
«No podemos juzgar lo que hagan en esos países, sus leyes aprueban las pedradas a disidentes, no podemos imponer nuestros valores a ellos»

En estas afirmaciones, la final intenta apoyarse en las premisas anteriores, pero no analiza la validez lógica de dichas premisas, por lo que no tiene sustento racional. Es un silogismo ya que aunque la conclusión se deriva de las permisas, dicha conclusión no es sólida lógicamente.

Entonces, no es un argumento razonable apelar al respeto por las ideas y acciones, e intentar hacer ver que si no se respetan dichas ideas y acciones se irrespeta a la persona. El respeto por las ideas sí es un tipo de respeto que se tiene que ganar o demostrar.

Además, los veganos no pedimos respeto para nuestras ideas y acciones, incluso estamos dispuestos a debatirlas, pero más allá de eso, pedimos respeto para los demás animales.

¿Qué tipo de respeto merecen las personas?

El respeto por las personas se refiere a no vulnerar su dignidad, es decir, a aquel respeto que no requiere ganarse, sino meramente deriva de las características que tiene un ser en sí mismo, en este caso, el ser sintiente y por ende, capaz de tener una autoconsciencia y autovalorarse. Un ser que tiene intereses, emociones/sentimientos e intenciones y por tanto, valor moral en sí mismo que dicho ser se reconoce; independientemente de valoraciones instrumentales.

Respetar a una persona es no violar sus intereses básicos o derechos fundamentales ni voluntad, es decir, sus derechos inalienables como: vivir, buscar el placer y evitar el sufrimiento, ser libre, conservar su integridad física, tener un hábitat, etc. Vulnerar estos intereses y voluntad sin una justificación basada en salvaguardar la salud o vida de dicha persona (bajo su consentimiento libre e informado o el de un tutor agente moral) o en defensa propia, sí representaría un irrespeto al valor inherente de dicha persona, porque estamos afectando sus intereses y voluntad, es decir, no estaríamos respetando que dicha persona hace valoraciones de sí misma y de lo que le rodea, y por tanto, le interesa, es decir, son sus intereses fundamentales como ser con capacidad de sentir, y tal como nosotros también merecemos que los nuestros sean respetados, así como nuestra voluntad; debemos respetar los de los demás (principio de igualdad).

Insultar a alguien, golpearle, esclavizarle, engañarlo, asesinarle (sin defensa propia de por medio), causarle dolor sin motivo de mejora de su propia salud (previo consentimiento libre e informado o de un tutor en caso de ser paciente moral), y privarle de la libertad sin justificación moral (una justificación podría ser que no pueda valerse por sí mismo), son ejemplos de falta de respeto a sujetos, ya sea como si fueran meros medios, o como si no tuvieran un valor moral, es decir, irrespeto hacia las personas.

El respeto es un deber moral, que consiste en relacionarnos con los demás sujetos de forma que a pesar de las diferencias como el sexo, etnia o color de piel, clase, especie y cualquier otra cuestión irrelevante dentro de la ética; no dañemos la dignidad de las personas. No dañar su dignidad implica no engañar ni coaccionar de forma alguna a los sujetos para nuestros fines o deseos. No respetar a alguien implica una relación injusta donde hay un dominante y un dominado, donde a este último se le asigna el rol de beneficiar al dominante, es decir, como si fuera un objeto, no una persona o se le elimina como si su existencia no valiera nada para ese sujeto.

El respeto también es hacia uno mismo. Uno tiene deberes para consigo mismo, como menciona Kant [2], en relación a por ejemplo, que no tendría uno derecho a atentar contra sí mismo, por ejemplo, contra su propia vida.

[…] pronto se ve que una naturaleza cuya ley fuese destruir la vida misma, por la misma sensación cuya determinación es atizar el fomento de la vida, sería contradictoria y no podría subsistir como naturaleza; por tanto, aquella máxima no puede realizarse como ley natural universal y, por consiguiente, contradice por completo al principio supremo de todo deber.

[2]

El respeto según Kant [2]:

La determinación inmediata de la voluntad por la ley y la conciencia de la misma se llama respeto: de suerte que éste es considerado como efecto de la ley sobre el sujeto y no como causa. Propiamente es respeto la representación de un valor que menoscaba el amor que me tengo a mí mismo. Es, pues, algo que no se considera ni como objeto de la inclinación ni como objeto del temor, aun cuando tiene algo de análogo con ambos a un tiempo mismo. El objeto del respeto es, pues, exclusivamente la ley, esa ley que nos imponemos a nosotros mismos, y, sin embargo, como necesaria en sí.

Por otra parte, y por la misma razón, es ilógico decir que se respeta a los animales no humanos, y al mismo tiempo se les explota. Explotar a alguien es abusar de una posición de poder y/o mediante engaño, es decir, no es respetarle en ninguna forma, ya que se está violentando uno o más derechos, y se viola su autonomía como sujeto. Se vulnera su derecho a no ser propiedad o recurso.

Se suele hablar de respeto por los recursos naturales y otros objetos, pero con estos no se tienen deberes directos sino indirectos, es decir, que sólo no debemos dañarlos o abusar de su utilización en tanto que tienen un valor extrínseco, un valor que los sujetos le asignan para beneficiarse de dichos recursos, como puede ser el agua, el aire, las plantas, etc. No tenemos un deber absoluto en respetarlos, no por un valor moral, ya que no tienen un valor en sí mismos sino dependiente de su utilidad para los seres sintientes.

El veganismo es lo mínimo exigible como respeto por los demás animales; cualquier otra cosa es irrespeto (no veganismo).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: