El humano y la naturaleza

En esta reflexión solo intento evidenciar otra de las formas en que se manifiesta el antropocentrismo que domina a la mayor parte de la sociedad.

Se suele esgrimir que el humano es un ente aparte del resto de seres sintientes que viven en el planeta, y con ello posicionarlo como algo especial, algo superior respecto al resto de cohabitantes.

Una de las formas más usuales y poco cuestionadas incluso por algunos animalistas es el hecho de mencionar al humano como algo que no pertenece a la naturaleza, ya que por naturaleza se suele referir al ambiente silvestre, es decir, a aquello que está fuera de los grandes asentamientos humanos o para referirse a los demás animales, y recursos naturales (flora, agua, minerales, etcétera).

¿Es el ser humano un ser artificial?, ¿no somos nosotros también seres naturales? No veo razón, más allá del fundamentalismo, que respalde que los humanos somos algo «fuera de la naturaleza» solo porque nos hacemos de artefactos y demás construcciones, es decir, de cosas artificiales.

Los demás animales también construyen sus resguardos, algunos crean sus herramientas y adecuan sus hogares, es decir, también crean cosas las cuales pueden calificarse de artificiales, ya que no surgieron de forma natural, sino que fueron creadas o construidas por sujetos, sujetos no humanos.

Las hormigas construyen ciudades en base a túneles para su comunidad, pulpos construyendo su refugio con cáscaras de coco, la construcción de nidos, y así pueden encontrarse una serie de ejemplo de que los demás animales pueden tanto valerse de elementos naturales para darles un uso distinto (como usar piedras o palos como herramientas), como crear sus propios nidos o refugios, caso de las hormigas, abejas, aves, etcétera.

En términos generales, tanto humanos como el resto de animales, modificamos nuestro entorno para adaptarlo a nuestras necesidades.

La diferencia a este respecto es que la mayoría de los humanos somos capaces de crear más herramientas que el resto de animales, y no solo utilizar los medios tal como están, pero nosotros los humanos como animales en sí, somos seres naturales, somos parte de la naturaleza, aunque creamos ambientes artificiales en mayor cantidad y escala que el resto de animales.

Otro término que intenta diferenciar injustificadamente a los humanos del resto de animales es la palabra fauna. Según su definición, se refiere a un conjunto de animales en una determinada región y a un período geológico. ¿Qué los humanos no somos animales que estamos en una determinada región y dentro de un período geológico? Esta es simplemente otra forma de considerar que los demás animales son recursos naturales, como lo es la flora, el agua, el aire, la luz solar y los minerales; y no personas, dentro del ámbito ético.

Los humanos somos animales, una de tantas especies que existen, si bien con nuestras propias características, tal como cada una de las demás especies animales tienen sus propias características, lo cual no nos hace merecedores de dominar al resto de animales que viven en este planeta.

Los demás animales están aquí con nosotros, no para nosotros.

Referencias:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: